top of page

El fenómeno llamado HEMA: Artes Marciales Históricas Europeas

Actualizado: 30 oct 2018



¿Qué es HEMA? Es fácil equivocarse. Utiliza cualquier buscador web tecleando el acrónimo HEMA y serás bienvenido con una cascada sin filtro de información variable que va desde cosméticos holandeses y una actriz popular de la india hasta personas en Cosplay golpeándose con espadas. La cosa mejora si somos un poco más específicos en la búsqueda con algo como "Esgrima HEMA" o "Esgrima Histórica" y aún así, es difícil encontrar información confiable y homogénea.


De forma lamentable sufrimos el padecimiento del exceso de información pero pocas fuentes especializadas en habla hispana para resolver una duda que ni Wikipedia puede abordar completamente, y si tienes la dicha de conocer a 10 esgrimistas de la disciplina y les preguntas su opinión para definir lo que hacen, obtendrás 10 respuestas distintas.


Sólo 152 imágenes después veo espadas, una escena familiar.

Con esto en mente, me daré la tarea de ser parte de la discusión con el siguiente artículo (¡Y el primero de la versión escrita de Aceros y Acervos!) donde tocaremos un tema que debería ser menos sensible de lo que muchos lo hacen ver. Después de todo, hay trabajo y pasión colectiva en la línea y en pleno 2018 ya no puede escribir uno nada sin recibir mínimo tres amenazas de muerte anónimas y una más de tu primo, ese que aún reclama que le debes dinero (O tal vez soy sólo yo).


Está bien, está bien. Me gusta exagerar por efecto. Pero volviendo al punto, este artículo pretende abrir la exposición de una HEMA más generalizada y repetible internacionalmente. Una respuesta lo más objetiva posible (El noble sueño. ¿Verdad, Novick?). Así que nos daremos la tarea de hablar de lo que para mi es HEMA a partir de lo que veo en mi desempeño, búsqueda, decisiones personales, proyección a futuro; pero también quitando el ego del asunto y resolver la pregunta usando lo que se expone a partir de la colectividad de practicantes y las grandes decisiones que han forjado esta disciplina en un nivel macro a lo largo de la última década.


He leído artículos donde pretenden definir la disciplina a partir de lo que no es. Personalmente no me parece un buen acercamiento. Es como darse por vencido antes de si quiera empezar a esforzarse. Esto sólo da una falsa sensación de complejidad del concepto por medio de complejidad innecesaria de la definición (¿Qué es un policía?... pues, no es un bombero, ni un veterinario, ni un médico, ni un aviador...). Peor cuando me encuentro artículos que abren con un "HEMA es lo que tú quieres que sea". Responder una pregunta por medio de la tangente no es lo que pretendo aquí. Lo que sí, quiero desarrollar mi idea a partir del fundamento general y de ahí enfocarla hacia lo específico.


Comencemos entonces. Nos vamos a saltar por el momento la parte de la historia sobre cómo HEMA llegó a ser el fenómeno de nuestros días y nos enfocaremos por el momento en la forma en la que nos referimos a la disciplina.



 


HEMA: Historical European Martial Arts


Cuatro palabras muy simples que conforman el acrónimo. Me parecen propias y excelentes para quitarnos ruido innecesario. Dando una definición personal de cada una:

  • Artes Marciales: Disciplinas que se enfocan en combate según su contexto para resolver las problemáticas de violencia utilizando sistemas teórico-prácticos conceptualizados.

  • Históricas: Aquellos procesos sociales humanos que se ha desarrollado considerando un rango de tiempo específico. La historia.

  • Europeas: Contenido en la zona geográfica del continente de Europa.

Partiendo de aquí, sabemos entonces que HEMA hace referencia a las disciplinas de combate surgidas en Europa a lo largo de la historia. ¡Vaya! eso fue sencillo, pero estamos lejos de establecer un claro panorama de lo que HEMA es como una disciplina hoy en día. Tenemos lo que es la idea de HEMA, pero aún tenemos que poner los pies en la tierra y explorar la aplicación real de lo que se lleva a cabo cuando invocamos estas cuatro palabras para justificar lo que hacemos.


Hay muchas artes marciales que encajan en el contexto histórico de Europa. Después de todo, a lo largo de los siglos el ser humano siempre ha buscado maneras de hacer eficiente el proceso de destruir al otro ¿Qué hacemos con estas artes marciales entonces? Curiosamente, no destruir al otro. El principio fundamental de HEMA como una disciplina contemporánea, es el hecho de profundizar el estudio y comprensión de estos sistemas que no necesariamente tienen una aplicación práctica en nuestros días (¿Cuándo fue la última vez que debías defender tu vida de un guerrero en armadura? Si tu respuesta es "La semana pasada" deberías reconsiderar tu interacción social). HEMA - por lo tanto - no es un solo sistema de combate histórico, sino una disciplina que funge como un vehículo metodológico. Una serie de actividades que nos ayudan a experimentar las artes marciales auténticas y prácticas de la época, en un laboratorio seguro para nuestro propio disfrute.


No señor. No andamos por la vida con espada en mano buscando "duelos" y "cruces de armas" a diestra y siniestra. No somos la reproducción ideal de una mala película de fantasía de los 80's. Usamos mecánicas y métodos contemporáneos para desarrollar el combate técnico de la época lo más fiel que nos permite la realidad gracias al estudio de los vestigios que han quedado preservados hasta nuestros días.


Conozco a Agrippa y Capo Ferro. Esto no es ni Agrippa ni Capo Ferro.

En la discusión de las HEMA entran temas teóricos que nos ayudan a la misión: las características de las armas utilizadas en un sistema específico, los atuendos, las consideraciones contextuales de la pelea en la sociedad, la autoría del conocimiento técnico, el desarrollo físico mismo y de la técnica. Pero como las artes marciales son representadas con el cuerpo, el estudio académico entra en segundo plano.


La discusión de la aplicación real abre la posibilidad de algunas representaciones corporales que nos ayudan a esto, siendo algunos: Ejercicios combativos, pruebas de corte, ejercicio técnico individual o en pareja. Hablamos aquí de lo que es realmente blandir un arma de forma técnica con el cuerpo, no sólo materializar el estudio en un ensayo lógico. Hablamos de tener la capacidad de hacerle frente a un oponente que no está siendo cooperativo. Ya sabes, el objetivo final de un arte marcial.


Es no perder de vista la parte superficial del combate, como la vestimenta o la mentalidad, pero enfocarnos en los mejores métodos para obtener la habilidad combativa surgida en la historia. No es una fiesta de disfraces, ni que nos hagan llamar "Sir". Como ideal, pensamos que si viajara en el tiempo un maestro de esgrima de hace quinientos años y apareciera en medio de un entrenamiento de una agrupación HEMA hoy en día, éste pensara "Vaya, ustedes sí que pelean muy bien. Esas caretas son buena idea" a diferencia de que se sorprenda por nuestra falta de bragas fabricadas a partir de lino auténtico. Estoy seguro que eso no le importará en lo más mínimo.


"Mira Juan, traigo un jubón auténtico. ¡Ya soy todo un espadachín!"

La aplicación, sin embargo, es donde nos pone la encrucijada. ¿Cómo ejercer una disciplina que conceptualmente no puedes ejercer? Tomando en cuenta que el estudio de algún sistema de combate dentro de las HEMA debería ser un instructivo para poder separar la cabeza de los hombros de un oponente, y es ésta una tarea que no tenemos la inclinación de hacer (Y para los que sí, los canalizaremos pronto con un psiquiatra). Ahí se pone interesante el asunto porque le dedicamos tiempo a estudiar algún arte marcial histórico, sólo para nunca poder utilizarlo.


¿O tal vez sí?


Verán, tal vez no blandiremos espadas para ir a defender nuestro burgo de una invasión ajena, pero definitivamente la principal inclinación de HEMA hoy en día, y a lo largo del mundo, es el escenario de combatir mientras hayan condiciones que lo hagan más indulgente para la práctica: pelear con espadas sin que nadie resulte muerto. Entran entonces mecánicas para hacerlo más seguro, como es el uso de espadas sin filo y con mayor flexión, chaquetines acolchados y caretas de protección, así como prácticas en entrenamiento que hagan para todos los involucrados una tarea agradable, justa y que evoque una buena mentalidad considerando el uso que se le daba al armamento en la historia, cuando lo hacían para acabar con el otro.


Algunos ven estos artefactos y juzgan con ignorancia que el interés por seguridad sólo evita un progreso fiel a la visión histórica. Entiendo el punto, pero habrán de entender ellos mismos que esta práctica es, en efecto, histórica. Artefactos de seguridad o costumbres tan simples como que al pelear con espada larga entre amigos se solían evitar los estoques (ataques con la punta) por el peligro que éstos cargaban de dañar, eran ultimadamente necesarios para hacer el aprendizaje efectivo de un arte marcial a lo largo de la historia. Maestros de armas, autores de vestigios escritos, afirman continuamente que el ejercicio constante en torneos y eventos deportivos - entiéndase, aquellos controlados con buen reglamento - eran clave para que los hombres armados pudieran mejor servir a su tierra en campo de batalla, porque nada reemplaza la experiencia en combate serio, pero sólo se puede preparar mejor para él por medio de ejercicio constante y fiel en casa. Y donde de preferencia, nadie perdiera el ojo, o peor aún, la vida.


Peleadores alemanes del siglo XVI entrenando un rato. ¡Nada de estoques! No traigo mi careta.

El esgrimista HEMA de hoy en día depende completamente de la base teórica planteada hace siglos para poder desempeñarse de forma efectiva. Estudiar HEMA es confiar en el conocimiento - en algunos ejemplos - de hace medio siglo para poder vencer a un oponente hoy en día. Y digo "vencer" en un sentido laxo. La satisfacción de desempeñar un asalto - o un combate - gira en torno a la capacidad de poder asestarle un justo golpe a un oponente con determinada arma, siempre y cuando se mantenga uno a salvo de ser golpeado. Esto es algo que le llamo la lógica combativa, siendo algo repetible en todas las artes marciales independiente de su contexto. Siempre se debe inculcar la importancia de hacer daño sin recibirlo. Es esto precisamente lo que predican sin cansancio los maestros de antaño, y para sorpresa de pocos, si uno estudia esto con cuidado y lo practica en sus asaltos hoy en día, frecuentemente sale vencedor. Todo esto por más "artificial" y carente de occisos que tengan los combates en HEMA. Parece que los maestros de esgrima que estudiamos actualmente sabían de lo que hablan. Después de todo, enseñar a pelear a la población era su profesión.


Si alguien te está diciendo que es imposible pelear fielmente porque los zapatos que se usan no son de cuero según la época, entonces sabrás que éste tiene sus prioridades muy mal situadas. Las medidas de seguridad, tan actuales y anacrónicas, nos permiten mantener esa mentalidad y forma de combate al buscar hacer daño con un objeto, ultimadamente sin dañar realmente a nadie. Podrá el esgrimista HEMA no verse como un guerrero del siglo XVI, pero sin duda alguna aprende a resolver la misma problemática combativa sin situarse en riesgos innecesarios.



 


¿Deporte o arte marcial?


Categorías. Nos encantan como seres humanos. Pero categorizar es un arma de dos filos (¿Vieron lo que hice ahí?): Por un lado ayuda bastante en lo general para transmitir fácilmente una idea de lo que es una cosa. Por otro lado, al buscar lo específico - tomando en cuenta cómo las cosas cambian y se transforman a lo largo del tiempo - puede un concepto compartir mucho con tanto una categoría como otra, dependiendo del punto de vista y enfoque de los interlocutores.


¿Es HEMA entonces un deporte o un arte marcial?


A pesar de que el nombre de la disciplina misma indica literalmente lo que es, es fácil confundirse cuando agregamos un pequeño elemento a la escena: los torneos. Éstos son, bajo concepto, situaciones que involucran puntajes, público, reglamentos, ganadores y perdedores. No distinto a un torneo de fútbol o tenis como disciplinas que asociamos directamente como deporte. Sin embargo, los torneos son lo que más exposición tiende a expresar HEMA. Después de todo, si disfrutas de pelear con tus compañeros del club, seguro obtendrás disfrute y mejor aprendizaje al hacerlo con gente de otros sitios y a su vez organizar todo un evento atractivo al rededor de ello.


¿Son los torneos eventos deportivos o de artes marciales?


Podría regresar a decir que hace 500 años, los torneos eran la forma en la que entrenaban a guerreros serios - esos que se iban a la guerra y morían por la espada - y que lo consideraban parte de su entrenamiento marcial, pero no lo diré. Bueno, ya lo he hecho. Lo que quiero enfatizar es en cómo entra ello en nuestro contexto conceptual de nuestros días.


Con los riesgos que puede tener, creo que en primera instancia será bueno tener una categoría para al menos orientar el sentido de pertenencia de las HEMA en el mundo de las disciplinas de combate en la actualidad. Para esto traigo a la mesa un modelo desarrollado por Daniele Bolelli en su libro On the warrior's path donde categoriza la mayoría de las artes marciales según su enfoque principal. Con las siguientes anotaciones me tomé la libertad de traducir y generalizar grandemente su trabajo. No le hará mucha justicia, sólo pretendo contextualizar HEMA en el mundo de hoy, en los confines de este artículo, gracias al apoyo de su modelo.

 

Artes Marciales

  1. Artes de espectáculo: Aunque su base fundamental sea el combate, hoy en día se enfocan en presentarse ante el público y su aplicación combativa no forma parte de la currícula. (Wushu moderno, Capoeira)

  2. Artes Internas: Aquellas que se enfocan en el desarrollo personal a partir de principios de combate y desarrollo de la salud física y mental. (Tai Chi, Aikido)

  3. Artes de Armas: Aquellas donde se enfoca la currícula en el manejo de armas, aunque en muchas se haya perdido la aplicación práctica de las mismas. (Esgrima olímpica, Kendo, Iaido)

  4. Artes de Defensa Personal: Se enfocan en habilidades para aplicar en combate dentro de un contexto real actual. Aplicación deportiva toma un segundo plano como apoyo. (Jujitsu, Wing Chun, Jeet Kune Do)

  5. Deportes de Combate: Aquellos donde su actividad - altamente combativa - se desarrolla principalmente en ambientes deportivos y reglamentados. Subdivididos en tres categorías:

  • Lucha (Lucha grecorromana, Lucha Freestyle, Judo)

  • Golpeo (Box, kickboxing, Karate de puntos)

  • Combinado (Pankration, Valetudo)

 

Concuerdo con el autor cuando habla de la dificultad de categorizarlo todo, y que hay que tener en mente que todo arte marcial perteneciente a una categoría puede compartir características con otras, siendo que sólo se localiza en un sitio predominante. Lástima que el autor aún no había oído hablar de HEMA para cuando publicó su trabajo (claro, el libro es de principios de los 2000), pero no es difícil ver dónde podríamos situar a las HEMA en estas categorías tomando en cuenta su aspecto predominante. Siendo éste el manejo de armas, cabe perfectamente dentro de la sección de Artes de Armas (Weapon Arts) a lado de la esgrima olímpica y el kendo (Me gustaría saber la postura del autor conforme al kenjutsu, pero adivinaré que aquí estaría también). Dentro de las HEMA hay algo de lucha, o una mezcla combinada de golpeo y manejo de armas, incluso si vemos otras fuentes históricas hasta podríamos ver ejemplos de su uso para espectáculos públicos en ceremonias, teniendo lugar también como Arte de Espectáculo. Argumentaría hasta que comparte mucho con Defensa Personal considerando que se revisa el uso práctico antes que el ejercicio deportivo. De nuevo, si pensamos en la forma predominante, volvemos de nuevo a las Artes de Armas por el hecho que al enfocarse en el manejo de armas donde no hay forma de hacer contacto con ellas sin terminar lastimando a nadie, su aplicación constante no entra en primer plano, sino como una guía lógica y técnica.


Me atrevo a decir que la mayor correlación es con Deportes de Combate, sin embargo el entrenamiento en HEMA no suele ser "para el evento/torneo" empezando por el hecho que no existe un reglamento unificado e internacional. No es posible entrenar para algo que no está definido. Hay tanta variedad de eventos HEMA que los competidores realmente recurren a su conocimiento práctico - basado en la técnica histórica - para resolver la situación presentada por el reglamento, a diferencia de entrenar para el reglamento a lo largo de toda una vida absorbiendo un conocimiento práctico sólo específico para esa situación. De nuevo, regresamos al sitio de las Artes de Armas, no porque no comparta nada con el resto de las categorías, sino porque es su influencia predominante.


Esgrimistas HEMA en torneo esperando su turno para pelear. Desvergonzada auto-promoción.

Claro que este no es el único modelo que podríamos seguir, pero ayuda para aclarar un par de puntos:

  • HEMA es categorizable como un arte marcial.

  • HEMA se enfoca predominantemente en manejar armamento diverso.

  • Las artes marciales hoy en día pueden usar ambientes deportivos como apoyo.

  • Todas las prácticas de todas las artes marciales buscan un ambiente de entrenamiento seguro.

El torneo normal en HEMA es entonces una herramienta de aprendizaje para poner a prueba el conocimiento técnico en un ambiente que represente lo más fiel posible una situación de combate, a la vez que permita alta objetividad para designar un ganador y un vencedor. Un torneo en HEMA es un apoyo para mejorar al peleador porque para resolver la problemática expuesta por el reglamento, debe recurrir a un conocimiento técnico amplio basado en combate real. HEMA es, incluyendo el torneo en su currícula, un arte marcial completo y holístico que recurre a diversas prácticas para mejorar a sus peleadores.



 


HEMA sólo quiere beber y salir con sus amigos


En edad humana, HEMA está en su adolescencia. Más notorio aún en el continente americano. Está descubriéndose a si mismo. Es rebelde y directo. No sabe bien lo que quiere ser de grande. No sabe lo que puede influir cuando se responsabilice de sus actos. Encuentra conflicto entre lo que le dicen sus familiares y lo que cree de sí mismo. Un día es fiel al ideal solitario y zen de las artes marciales y al otro quiere ser el influenciador de combate más exitoso que ha aparecido en las redes sociales (Compra ya tu paquete de entrenamiento on-line por sólo 49.99 USD al mes).


Incluso en el continente europeo, donde ha solidificado su presencia cada vez más como una disciplina muy formal y digna de situarse entre otras artes marciales más veteranas, está resolviendo problemas que tomarán tiempo. ¿Cómo organizarse internacionalmente? ¿Se debería buscar un sólo modelo metodológico de entrenamiento? ¿Federaciones? ¿Presencia en las olimpiadas? ¿Patrocinios privados? ¿Recurso público?


Aceptémoslo, nos faltan aún años para resolver varios de los problemas que HEMA, en su juventud, se está enfrentando. Podemos aprender como comunidad de lo que han hecho otras disciplinas y evitarnos tratar de reinventar la rueda, pero para los problemas específicos de nuestra disciplina tendremos que ser pacientes, creativos y modernos. Esto será tema para otro artículo, pero lo menciono aquí por el problema con el que inició todo esto. ¿Qué es HEMA?


En un 2018 donde publicar opinión está al alcance de nuestros dedos, hay mucho material contradictorio en el fabuloso internet. Esto es, lamentablemente, un proceso difícil por el que habremos de cruzar. ¿Podemos responder esta pregunta de forma objetiva cuando HEMA es para unos lo que no es para otros? La exposición tan variada que se le da a HEMA, tan diversa y con tantos puntos en contra sólo podrá ser más clara hasta que logremos hacer más homogénea nuestra comprensión de lo que hacemos, maduren los clubes a nivel internacional y se logre crear todo un ecosistema digno de la disciplina, con más población tirando esfuerzos hacia el mismo lado.


Al final, todos estamos un poco zafados.

Te agradezco haber llegado hasta aquí, y como te prometí, hablaría de dar una respuesta objetiva construyendo de todo lo mencionado anteriormente. Quiero remover la pasión emocional, y hablarte ahora de lo que - objetivamente - es y podrá ser HEMA, tanto como sea posible. Lanzo esta opinión, tan informada como me permitió el tiempo, al mar del internet con esperanza de reforzar los esfuerzos y que aquellos que están en tanto un bando como otro, logren aclarar mejor sus intereses sobre la HEMA que hacen, ya sea que concuerden con esta idea mía o no. Aquí vamos.




 


¿Qué es HEMA?


Las Artes Marciales Históricas Europeas (HEMA por sus siglas en inglés) es el estudio contemporáneo de los sistemas de combate desarrollados en Europa a lo largo de la historia. Valiéndose del estudio técnico y teórico encontrado en vestigios que han sobrevivido hasta nuestros días, se aplica a partir de interacciones altamente combativas donde se vale de diversos artificios para hacer un ejercicio balanceado entre la aplicación real de la técnica y la seguridad de los practicantes. Para evolucionar la comprensión de los sistemas de combate, depende de distintos mecanismos que exploran varias perspectivas del combate incluyendo - pero no limitado a - el manejo de armas para probar sus capacidades, el estudio de técnica de forma aislada y el análisis científico de fuentes. En un ambiente social y colectivo se promueven torneos deportivos como forma de ejercitar la comprensión teórica, técnica y la capacidad del practicante para desarrollarse de forma eficiente y eficaz contra un oponente no cooperativo dentro de un ambiente con mayor carga psicológica, utilizando un reglamento que promueva la buena lógica combativa y un resultado claramente objetivo.


Un esgrimista HEMA se vuelve cada vez más fácil de reconocer.

Actualmente, los clubes no cuentan con un método unificado para llevar a cabo su práctica pero existen esfuerzos organizacionales internacionales para resolver los problemas de enseñanza-aprendizaje de sus participantes, resultando en la aparición de Asociaciones, Ligas, y en mayor nivel, Federaciones nacionales e internacionales que buscan compartir una práctica homogénea entre sus miembros.


Las necesidades de equipo se encuentran en constante evolución debido a la diversa resolución de las problemáticas específicas para el tipo de contacto que existe dentro de la disciplina. Esto resulta en pocos desarrolladores especializados para las necesidades de la disciplina pero con una creciente experiencia práctica y tecnológica que hará venir nuevas soluciones para mantener la práctica segura y fiel a la mentalidad marcial. Poco a poco aparecen nuevas soluciones en la escena internacional de diversas fuentes y a su vez, esto atrae cada vez mayor certidumbre sobre las mejores prácticas para hacer a la disciplina segura y abierta para todos, así como mayor disponibilidad de equipo.


Podemos esperar con el paso de los años mayor especialización de los practicantes y la solidificación de una idea cada vez más general de la práctica de las HEMA. Los esfuerzos internacionales por establecer buenos reglamentos y costumbres de clubes desembocarán posiblemente en una disciplina con mejor exposición, mayor accesibilidad para el público en general y un ecosistema crecientemente conectado de forma internacional que a su vez pueda ofrecer un camino profesional.




 


Cierre


Gracias por tomarte estos 15 minutos de lectura. Por un lado espero que aquellos nuevos que se han acercado a las HEMA tengan una visión clara de lo que ser parte de esta comunidad representa y a la vez quiero que este artículo logre jugar con las ideas de los veteranos para animarlos a doblar esfuerzos por hacer buenas prácticas dentro del contexto internacional de la disciplina. Estamos creciendo como comunidad y hay mucho trabajo qué hacer. Dependemos de la sinergia de todos los practicantes para que pongan de su parte en hacer crecer este proyecto masivo que puede comenzar en el parque o la sala de armas, pero termina en las enormes posibilidades que nos trae contar con miles de practicantes a lo largo del globo, todos compartiendo un amor por la historia y el desempeño físico en armas.



 

Referencias:


Meyer, Joachim. The Art of Combat. Traducido por Dr Jeffrey Forgeng. Yorkshire: Frontline Books, 2015.


Bolelli, Daniele. On the warrior's path. Philosophy, fighting and martial arts mythology. Berkley: Blue Snake Books, 2008.


Anglo, Sydney. The martial arts of renaissance Europe. London: Yale University Press, 2000.


Kottenkamp, Franz. The history of chivalry and armour, with 60 full-color plates. New York: Dover Publications, INC., 2007.

2442 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Omar Macias
Omar Macias
Oct 30, 2018

¡Hola a todos! Espero les haya gustado el artículo. Es el primero de este sitio y quería que estuviera completo, también por el tipo de tema. Hay mucho más que escribir de tantas cosas, así que le iré dedicando tiempo a artículos de este tipo, aunque con una lectura un poco más ligera. Veamos qué resulta. ¡Gracias por leernos!

Like
bottom of page